Computación

La mayoría de las personas le da poco mantenimiento y cuidado a sus Notebooks.

En este artículo te enseñaremos algunos consejos prácticos para mejorar la vida útil de tu Equipo.

 

La ventilación

 

Problemas

Los Notebooks no disponen del mismo sistema de enfriamiento que un PC de escritorio clásico.

Los Notebooks son hechos de plástico, que tiende más bien a acumular el calor en lugar de difundirlo como lo haría el aluminio.
La mayoría de los Notebooks tienen sólo un pequeño ventilador, algunos tienen dos a lo mucho, que no son suficientes para evacuar el calor.
Emiten la misma energía calorífica que cualquier computador.
Sus conductos de aire son a menudo obstruidos. En la mayoría de los Notebooks, la entrada de aire está debajo y la salida está sobre el lado izquierdo o en la parte trasera.

Soluciones

Coloca tu Notebook sobre una superficie plana siempre que puedas, y preferentemente elevado, en las partes de los conductos de aire.
Jamás tengas de manera prolongada tu Notebook sobre tus rodillas o sobre tus sábanas. Hacer esto obstruye la entrada y la salida de aire.
Truco: para utilizar tu Notebook en una superficie no rígida y no plana (la cama, la sofá, las rodillas), coloca un cartón recortado rígido y delgado (de tipo carpeta de oficina encartonada, por ejemplo los calendarios encartonados ofrecidos por ciertos bancos) debajo del Notebook. Esto permitirá evitar obstruir los conductos de aire. Evita los cartones demasiado endebles del tipo cartones ondulados.
Observación: este truco permite conservar el buen estado de tu Notebook cuando lo utilizas sobre su cama, pero la posición encorvada al usar en este tipo de situaciones puede dañar tu espalda.
No lo dejes bajo el sol, incluso con la pantalla cerrada. Evite estar debajo de una ventana, en particular las que tienen un efecto de lupa.

Transporte

 

Problemas

Los Notebooks no disponen de una carcasa sólida y metálica de los PCs de escritorio; aunque son más ligeros, son más vulnerables.
Los Notebooks están constituidos de los mismos materiales de los PCs de escritorio. Estos componentes no están hechos para el transporte cuando funcionan. Un choque, incluso uno pequeño, puede dañar estos circuitos y destruir (a veces violentamente) el Notebook. Apaga tu Notebook para transportarlo, (generalmente cerrar la tapa sólo los deja en suspensión)
Los Notebooks tienen sólo pocas piezas reemplazables.
Los bolsos o fundas para Notebooks tienen una forma particular y llaman la atención a los ladrones.

Soluciones

Compra preferentemente una mochila de buena calidad para el transporte y evita estos bolsos que tienen la forma exacta del Notebook. Las mochilas no dejan adivinar la presencia de tu Notebook, ofreciendo protección más resistente y no cuestan caras.
Evita desplazar tu Notebook cuando está encendido. El disco duro es un elemento clave de las máquinas, pero también un elemento que debe funcionar a una gran precisión. Los choques y las sacudidas debidas al desplazamiento pueden hacer soltar la aguja (como en un tocadiscos) y dañar tus datos. Puedes luego tener problemas en el funcionamiento de programas. Además, el disco duro está constituido por un disco que gira a alta velocidad (generalmente de 5 400 a 7 200 revoluciones por minuto). El efecto giroscópico de un cambio de inclinación del Notebook es muy importante sobre el eje de rotación porque podría estropearse. La restauración de los datos o la pérdida de estos no es broma.
Hay que también saber que la pantalla es un sistema de cristal líquido, por lo tanto es tan frágil como el resto. No le pongas nada pesado arriba.
Si debes desplazarlo, colócalo en suspensión o hibernación. El disco duro tendrá menos oportunidad de saltar y la pantalla estará apagada.

Utilización

Problemas

Un Notebook no es un PC de escritorio.
La batería se gastará y se estropeará con el tiempo.

Soluciones

Si utilizas tu Notebook como un PC de escritorio, compra un cooler. Desempeñará el papel de los ventiladores ausentes en el interior. Esto no ocupa mucho espacio y cuesta relativamente barato. Sale a cuenta por el servicio devuelto.
Conecta un teclado externo para evitar colocar las manos sobre el Notebook y evitar la acumulación del calor.
También usa un mouse externo para evitar la acumulación de calor.
Comprende también que el teclado es un acceso directo al procesador y otras partes primordiales. Si derramas un líquido sobre el teclado de tu Notebook, este va a sufrir seguramente grandes daños. Las espumas limpiadoras no son adecuadas. Si derramas un líquido sobre el teclado, desconecta inmediatamente tu Notebook, retira la batería, y llévelo inmediatamente a reparar.

Los dispositivos que no deben estar cerca de los Notebooks

Microondas

Los microondas, a pesar de sus cascos metálicos dejan pasar un poco de sus ondas. Estas ondas que tienen una frecuencia importante no influyen directamente en los principales componentes, sino sobre los dispositivos de emisión y recepción de una señal (antena Wi-Fi o Bluetooth).

Distancia mínima admitida: 3 a 5 metros.

 

Imanes

En efecto, estos “dispositivos” no disponen de blindajes antimagnéticos y la imantación influye mucho en la pantalla, pero también en la señal (Wi-Fi o Bluetooth) y el tratamiento informático.

Distancia mínima admitida: 2 a 3 metros.

 

Ampolletas “ahorradoras de energía”

 

También hay que mantener alejadas las lámparas con estas ampolletas porque son peligrosas para el Notebook como para el usuario. Emiten radiaciones potentes y electromagnéticas capaces de dañar el Notebook.

Distancia mínima admitida: 2 a 3 metros.

Conclusión

Trata a tu Notebook con cuidado. No intentes abrirlo y considéralo como algo precioso.
Se consciente del milagro de la precisión electrónica.
Estas reglas son las principales, pero existen muchos más. Seguirlas aumentará la vida útil de tu Notebook.
Estos dispositivos sofisticados no son juguetes.
El software siempre es vinculado íntimamente al hardware.